Joaquín Sorolla. Sorolla y la moda. Parte 3.

Termino Asturias y entro en el reino de Galicia, acordándome del rey García II -hijo de Fernando I de León  «El Magno» o «El Grande» y de Sancha -muerto encarcelado por su hermano Alfonso VI-, que más tarde mandó matar también a su otro hermano Sancho II -primer rey de Castilla-, acto por el que el Cid le hizo jurar en Santa Gadea su no participación en el hecho, cometiendo perjurio tres veces. ¡Ah los monarcas!

Sorolla

Dan testimonio de su preocupación y gusto por la moda,  para él y los que le rodean, unas cartas que escribió a su amada Clotilde como prueba del sentir de un hombre moderno,

buscador de tendencias y reverenciador de las mujeres: mándame a vuelta de correo las medidas de tu cuerpo saleroso y de tu pie, pues he visto también zapatos muy bonitos. Si quieres compraré un abrigo de piel como el de María para Elena, mándame las dimensiones. No te enfades, pues sabes que esto es lo que más me da gusto, y la única cosa que más quiero es a vosotras y a mi pintura…o…Tengo el proyecto de alquilar un coche para que puedas trasladarte a la playa todos los días. Ahora está en casa un sastre para hacerme otro traje gris, para trabajar, pero que esté nuevo, ya que éste está impresentable para acompañaros a la playa cuando vengáis… o…Hoy te he pedido por telegrama las medidas: no dejes de mandármelas, pues hoy encargaré un traje de calle para las tres. El tuyo es muy bonito, y creo que estarás guapísima, es azul oscuro. También quisiera que hiciesen uno negro en seda para pintarte un retrato, el retrato de los 25 años, pero veremos si encuentro lo que quiero…

Los vestidos que se exponen junto a cada cuadro, que son reales y no de atrezzo, fueron confeccionados en un tiempo no demasiado alejado del cuadro junto al que se exhiben, y de color, diseño y tela muy similares al que llevan las mujeres retratadas, expuestos en maniquíes «invisibles» procedentes de museos nacionales e internacionales como el Museo Textil de Tarrasa, el Museo del Traje de Madrid, el Museo Victoria and Albert de Londres, o colecciones privadas.

Clotilde, la mujer de Sorolla, y su hija Elena fueron las mejores modelos para el pintor: Clotilde vestida de blanco (1902), de la Hispanic Society de Nueva York;  Clotilde con traje  negro (1906),  del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, o Clotilde en el jardín. Para cada situación, un vestido adecuado, viendo cómo la cinturita encorsetada de Clotilde se va ensanchando con los años, mientras las mangas se van inflando tal y como la moda iba imponiendo.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde vestida de blanco. 1902. Óleo sobre lienzo. 150,5 x 121 cm. Hispanic Society of America. Nueva York.

Vestido de 1907. Tul, algodón y  encaje. Colección Ana González- Moro.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde con traje negro. 1906. Óleo sobre lienzo. 186,7 x 118,7 cm. The Metropolitan Museum of Art. Nueva York.

Traje de  1900. Tafetán y algodón. Musée des Arts Décoratifs. París.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde en el jardín. 1919-1920. Óleo sobre lienzo. 80 x 103,5 cm. Museo Sorolla. Madrid.

Capa de 1921. Visón mink. Museo del Traje. Madrid.

Sorolla desde París se convierte en el asesor de moda familiar: adquirió para el retrato que hizo a su hija Elena, Elena con túnica amarilla, un Delphos en la ciudad de la luz,  constituyendo un icono de la exposición, ya que se expone por primera vez.

Joaquín Sorolla Bastida. Elena con túnica amarilla. 1909. Óleo sobre lienzo. 112 x  92 cm. Colección privada.

Vestido DELPHOS  de1920. Seda plisada. Centro de Documentación del Museo Textil de Tarrasa.

Exposición en el museo Thyssen  Bornemisza

La parte que acoge el Thyssen se divide en cuatro partes: «Sorolla íntimo«, «El retrato de sociedad«, «El veraneo elegante» y «París y la vida moderna«.

En Sorolla íntimo se subraya la importancia de la familia en la vida del pintor: pintó escenas familiares, a sus  hijos en solitario y en grupo, y sobre todo, y a lo largo de su vida, pintó en numerosas ocasiones a su amada Clotilde.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde con traje gris. 1900. Óleo sobre lienzo. 178,5 x  93 cm. Museo Sorolla. Madrid.

  A la derecha Blusa y falda, entre1900-1914. Centro de Documentación y MuseoTextil, Tarrasa.

Joaquín Sorolla Bastida. Mi familia. 1901. Óleo sobre lienzo. 185 x  159 cm. Museo de la Ciudad. Ayuntamiento de Valencia.

Blusa y falda/Vestido rojo . 1906-1908. Algodón. Colección María Victoria Liceras.

Joaquín Sorolla Bastida. Tomando el té en el jardín de casa. 1918. Óleo sobre lienzo. 199,5 x  120 cm. Fundación Museo Sorolla. Madrid..

Traje de punto de seda y abrigo de entretiempo gros de seda.  1910-1920 . Colección  Ana González-Moro.

Joaquín Sorolla Bastida. Joaquín Sorolla García sentado. 1917. Óleo sobre lienzo. 125,5 x  81,5 cm. Museo Sorolla. Madrid..

En retrato  de sociedad se exponen retratos de la realeza, la aristocracia y la burguesía, en unos casos mostrando el alma de los retratados y su deseo de señalar su modernidad, y en otros –de corte más clásico y nostálgico- el inmovilismo finisecular de otros.

Joaquín Sorolla Bastida. La reina Victoria Eugenia. 1911. Óleo sobre lienzo. 109,5 x  94,6 cm. The Hispanic Society  of America. New York.

Vestido hacia 1908.  Seda y viscosa . Museo del Traje. Madrid.

Joaquín Sorolla Bastida. Retrato de Alfonso con uniforme de húsares. 1907. Óleo sobre lienzo. 208 x  108,5 cm. Colección privada.

Uniforme de gala de teniente de húsares de Pavía, del teniente coronel Ramón Ciria.1909. Museo del Ejército.

Joaquín Sorolla Bastida.  Retrato de Alfonso XIII y su madre la reina María Cristina. 1901. Óleo sobre lienzo. 252 x  395 cm. Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.. Madrid..

Joaquín Sorolla Bastida. Retrato de doña María de Allende. 1905. Óleo sobre lienzo. 200 x  125,5 cm. Fundación Museo Sorolla. Madrid.

Vestido 1900-1909. Glasé, tul de seda y cordoncillo. Centro de Documentación y Museo Textil de Tarrasa..

En veraneo elegante se refleja, cómo al haber sido descubiertas las bondades terapéuticas del mar a mediados del XIX, las clases altas y burguesas, se desplazan para las vacaciones a las playas de San Sebastián, Zarautz, Santander y Levante, en donde, claro está, deben lucir sus vestidos, trajes de baño, sombrillas, sombreros y otros accesorios, que son reflejados por el artista de manera magistral.

Joaquín Sorolla Bastida. Paseo a la orilla del mar. 1908. Óleo sobre lienzo. 205 x  200 cm. Fundación Museo Sorolla. Madrid..

Vestido de día, 1904-1908. Algodón y encaje. Victoria and Albert Museum. Londres.

Joaquín Sorolla Bastida. Bajo el toldo, Zarautz. 1910. Óleo sobre lienzo. 99,1 x  114,3 cm. Saint Louis Art Museum. San Luís.

Blusa y falda 1900-1914. Algodón, organdí y encaje. Centro de Docu,entación y Museo Textil de Tarrasa.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde en la playa. 1904. Óleo sobre lienzo. 129 x  150 cm. Fundación Museo Sorolla. Madrid..

Vestido de día, 1904. Algodón y encaje. Victoria and Albert Museum, Londres (casi igual al de paseo a orilla del mar).

En París y la vida moderna se refleja el cambio social que se produce en la forma de vida de la mujer a finales del siglo XIX, pasando de estar siempre en casa, a salir a la ópera, al teatro, a reuniones en los cafés o a dar paseos al aire libre.

Joaquín Sorolla Bastida. La reina Victoria Eugenia en el palco del Teatro Real. 1918. Óleo sobre lienzo. 142 x  114 cm. Fundación  Caja Sur. Palacio de Viana. Córdoba.

Vestido de 1920. 1904. Tul y lentejuelas. Museo del Diseño de Barcelona. Donación de Pilar Juanola Pont en 2015.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde paseando por los jardines de La Granja. 1907. Óleo sobre lienzo. 170 x  100 cm. Colección del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba. La Habana.

Vestido de 1905. Organza y tul  de algodón. Museo del  Traje. Madrid.

Joaquín Sorolla Bastida. Retrato de Raquel Meyer. 1918. Óleo sobre lienzo. 125 x  100 cm. Fundación Museo Sorolla. Madrid.

Exposición en el Museo Sorolla

El Museo Sorolla, ha adaptado sus espacios para recibir la muestra, manteniendo su estructura básica y desarrollando especialmente esta exposición en la segunda planta,  aunque el recorrido por toda la casa-museo esté salpicado de retratos con sus correspondientes vestidos, entre los que cabe destacar uno de la diseñadora francesa Jeanne Paquin (1912) que luce junto al cuadro «Clotilde sentada en un sofá» (1910), y un friso del comedor en el que su hija Elena fue pintada con rodetes valencianos en el pelo y el conocido vestido DELPHOS diseñado por Mariano Fortuny y adquirido en París por Sorolla.

Joaquín Sorolla Bastida. Clotilde sentada en un sofá. 1910. Óleo sobre lienzo. 180 x  110 cm. Museo Sorolla. Madrid

Vestido  Jeanne Paquin de1912. Satén, tul de seda e hilos metálicos. Museo del Traje. Madrid.

Joaquín Sorolla Bastida. Retrato de la reina Cristina de Hansburgo. 1888. Óleo sobre lienzo. 138 x  88 cm. Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, S.A.

Vestido  de 1890. Seda , encaje y tul bordados. Museo del Traje. Madrid.

Joaquín Sorolla Bastida. María en la playa de Biarritz. 1906. Óleo sobre lienzo. 63 x  92 cm. Museo Sorolla. Madrid

Vestido  de  Paul Poiret.1911. Algodón y encaje. Museo del Traje. Madrid.

Elena en el friso del antecomedor del Museo Sorolla con rodetes valencianos.