Los Plantagenet ingleses, con Aquitania y la Gascuña de ida y vuelta, y los Borgoña de Castilla. Parte 1.

 

Generalmente, cuando pensamos en las relaciones y uniones matrimoniales entre casas reinantes inglesas y de algún reino de la península ibérica, nos acordamos en primer lugar de Catalina de Aragón -hija de los Reyes Católicos- y Enrique VIII Tudor, o  también de Felipe II de España y su tía María Tudor -hija de los anteriores-,  pero más de 250 años antes, ya se unían los Borgoña* de Castilla -Alfonso VIII de Castilla- con los Plantagenet  ingleses -Leonor Plantagenet-.

En primer lugar, llegaremos al establecimiento de la casa Plantagenet como casa reinante en Inglaterra con Enrique II como primer rey de la dinastía, que casó con Leonor de Aquitania -ésta en segundas nupcias-, y de cuyo matrimonio nacieron entre ocho hijos, Leonor Plantagenet, reina de Castilla tras unirse en matrimonio con Alfonso VIII el de las Navas de Tolosa, Ricardo Corazón de León, Juan I sin Tierra o Juana reina de Sicilia y Nápoles.

Después navegaremos por el Imperio Carolingio hasta llegar a Leonor de Aquitania –duquesa de Aquitania-, entre cuyas posesiones se encontraba la Gascuña francesa, que durante un período de tiempo perteneció a la corona de Castilla, para volver posteriormente a Inglaterra.

Enrique de Inglaterra, cuarto hijo varón de Guillermo el Conquistador y Matilde de Flandes, accedió al trono  inglés con el ordinal I, tras la muerte a corta edad de su segundo hermano Ricardo, el asesinato de su hermano mayor Guillermo el Rojo, y la larga ausencia  por estar en las Cruzadas de su hermano mayor y primogénito Roberto, II duque de Normandía.

Enrique I de Inglaterra.

Enrique I se casó con Edith de Escocia, teniendo tres hijos: Eufemia -murió al poco de nacer- , Matilde, y  Guillermo Adelin,  que murió  ahogado siendo niño, al zozobrar el barco «Le Blanche-Neuf», en Barfleur, Normandía, junto a casi todos los que viajaban con él, entre los que se encontraba su prima hermana Lucía Mahaut de Blois, hija de la hermana de Enrique I; solo hubo un superviviente, un carnicero de Ruan que fue recogido por los pescadores a la mañana siguiente.

Representación del hundimiento del Blanche -Neuf  en 1120.

Matilde  se casó con Enrique V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, y al enviudar contrajo nuevas nupcias con Godofredo V de Anjou el Bello-. Tuvieron un hijo, Enrique, que a la muerte de su padre se convirtió en el conde Enrique I de Anjou, siendo además hijo de la única descendiente del rey de Inglaterra.

Matilde.

Enrique IV entregando los símbolos del poder del Sacro Imperio a su hijo Enrique V.

Enrique V fue hijo del emperador del Sacro Imperio Enrique IV: fue el cuarto y último emperador de la dinastía salia, dinastía a caballo entre la Alta y Baja Edad Media que llegó a tener a cuatro de sus miembros como Reyes de Alemania, el último de los cuales fue Enrique V, siendo sucedido a la cabeza del Sacro Imperio Romano Germánico por Lotario II de la dinastía sajona.

La dinastía Plantagenet fue de origen francés y comenzó con Godofredo V de Anjou, debiendo su nombre a una planta con la que adornaba su sombrero y su cimera, con pinta de escoba, que en francés antiguo se decía genest y posteriormente gênet;  así pues, fue llamado Godofredo Plantagenest derivando posteriormente a Plantagenet. A partir de ahí, la dinastía no sería Anjou sino Plantagenet, fundando Godofredo una de las casas reinantes más importantes de la Baja Edad Media, que reinó en Inglaterra más de 200 años entre 1154 y 1399.

GODOFREDO V Plantagenet de Anjou.

A la muerte de Enrique I, reclamó el trono para sí y su descendencia Matilde, única descendiente directa, aunque un nieto varón de Guillermo el Conquistador, Esteban de Blois -sobrino de Enrique I, hijo de su hermana Adela-, consiguió ser nombrado rey en 1135 por los partidarios de las sucesiones reales sólo por la línea de los varones, comenzando unos años de guerra civil, conocida como la Anarquía Inglesa, de lucha por la corona entre Esteban y Matilde, que se resolvió -al no tener herederos Esteban- con la  firma  del Tratado de Wallingford en 1153, por el que se nombraba heredero de la Corona inglesa a Enrique hijo de Matilde y Godofredo V Plantagenet y Anjou, que se convertiría en rey de Inglaterra como Enrique II, duque de Normandía y conde de Anjou, por herencia de sus padres, y duque de Aquitania y conde de Poitiers consorte, por su posterior matrimonio con Leonor de Aquitania, estableciéndose así la casa Plantagenet en la corona de Inglaterra.

Enrique II Plantagenet.

El ducado de Aquitania fue una entidad feudal medieval en las zonas occidental, central y sur de la actual Francia, al sur del río Loira, aunque su extensión, así como su nombre cambió a través de los tiempos, a veces comprendiendo gran parte de lo que hoy es el suroeste de Francia (incluída Gascuña) y el centro.

El duque de Aquitania fue uno de los seis pares laicos* que existieron en Francia desde que se establecieron, siendo desde 1180 Ricardo Corazón de León, primer duque-par de Aquitania, tras heredar el ducado de su madre Leonor de Aquitania,  reina consorte de Inglaterra por su marido Enrique II.

*En el origen de su existencia -tiempos de Carlomagno-, los pares de Francia -en número de 12- eran familiares del rey. Después, los pares fueron los más importantes señores feudales, vasallos directos de la corona de Francia.

Inicialmente, de los 12, eran seis pares eclesiásticos y seis laicos. Tenían el privilegio de no ser juzgados nada más que por la Corte de los Pares. Al ser vasallos del rey, tenían la obligación de rendir homenaje al rey de Francia, siéndole concedidos desde su creación -por Felipe IV el Hermoso el año 1302- el derecho de pertenecer a los Estados Generales y de asistir a la ceremonia de coronación del rey y su consagración.

El ducado de Aquitania se creó en el siglo VII, en el  año 675 a la muerte de Childerico II, bajo soberanía franca, en el lugar en donde estuvieron las provincias romanas de la Galia Aquitania Prima, Secunda y Tertia o Novempopulania -ésta última coincidente con Gascuña-, si bien su cronología es confusa y muy cambiante por las frecuentes guerras antes del año 877, siendo en ocasiones considerado como  reino y a veces  ducado, pasando después a convertirse en un reino del Imperio Carolingio, tras el Tratado de Verdún del año 843, por el que el hijo de Carlomagno, Luis El Piadoso –Ludovico Pío-, dividió el Imperio Carolingio entre sus tres hijos, asignando Aquitania, Toulouse y Septimania, a su hijo Carlos el Calvo, que a partir de entonces sería rey de los francos occidentales.

To be continued in part 2.

*Los Borgoña llegan a los reinos cristianos de la peníbsula inética con la boda de la todavía infanta Urraca, luego Urraca I de León -hija de Alfonso VI de León (el de la jura de santa Gadea) y Constanza de Borgoña,  con  Raimundo de Borgoña, al que le encomendó su suegro el gobierno de  Galicia.

Música:  Peire Raimon de Tolosa.  Esta es la única melodía del trovador occitano Peire Raimon que ha llegado hasta nosotros. Compuesta en la Alta Edad Media, en el Sur de la actual Francia consTituyendo una magnífica representación de la música profana.