POR FIN EN EL PALACIO DE LIRIA. Parte 2.

ESCALERA PRINCIPAL

Del centro del zaguán sale la escalera principal cuyo diseño fue cambiado en la reconstrucción tras el incendio. La original era doble, “imperial”, siendo la actual simple, de escalones amplios y cómodos, con sendas inscripciones una a cada lado, referidas, la de la izquierda al  III duque de Berwick Jacobo Francisco Fitz-James Stuart y Colón de Carvajal que mandó construir el palacio, y la de la derecha a los reconstructores, el XVII duque -que la inició-, abuelo del actual, y a los XVIII duques -padres  de Carlos, el actual duque- que terminaron la reconstrucción.

Sobre columnas y pilastras de estilo jónico, va el entablamento en donde puede leerse DIIS IMMORTALIBUS, QUI ME NON ACCIPERE MODO HAEC A MAIORIBUS VOLUERUNT, SED ETIAM POSTERIS PRODERE -PARA LOS DIOSES INMORTALES, CUYA VOLUNTAD FUE, NO SOLO EL QUE YO HEREDARA ESTAS COSAS DE MIS ANTEPASADOS, SINO EL QUE SE LAS TRANSMITIERA TAMBIÉN A MIS DESCENDIENTES-, (de los Oficios de Marco Tulio Cicerón, Diálogos de la vejez, capítulo VII).

En el primer descansillo está expuesta una litera española del siglo XVIII, y en las siguientes esquinas de la escalera, dos esculturas de Antonio Solá, un Cupido y una Venus, y otras dos de José Álvarez Cubero, Meleagro y la Venus de Médicis.

El remate superior de la escalera está iluminado por una AFRODITA del siglo I a.C., copia de un original griego del siglo V a.C., en estilo heleno tardío, conteniendo las paredes de la parte superior del rellano de la escalera retratos al óleo del Cardenal Infante de Gaspar de Crayer, el retrato de la mujer de Jacobo I de Inglaterra, Ana de Dinamarca, de Paul Van Sommer, un retrato de Carlos II de Inglaterra y otro de su hermano Jacobo II de Inglaterra, de la escuela de Peter Lely, un retrato del XII duque de Alba Fernando de Silva y Álvarez de Toledo y de su hijo Francisco de Paula de Silva y Álvarez de Toledo, duque de Huéscar de Michel-Barthelemy Olivier.

XII duque de Alba de  Michel-Barthelemy Olivier.

AFRODITA del siglo I a.C., copia de un original griego del siglo V a.C., en estilo heleno tardío.

SALÓN ESTUARDO O ANTESALA

Desde la escalera, se abre el Salón Estuardo, que recibe este nombre por estar representados algunos miembros de la familia Estuardo -de la Casa de Berwick-, destacando al entrar, un tapiz muy grande de 8 x 4 m  del siglo XV, del que existen referencias en los archivos desde 1485, elaborado por Pasquier Grenier representando La lucha de los griegos y las amazonas y la muerte de la reina Pantesilea.

Tres óleos, representando el del centro a María I reina de Escociaanónimo del siglo XVI-, y a sus dos lados, el I duque de Berwick y el de su primera esposa Honora de Burg de Benedetto Gennari y en la pared opuesta, retratos del II duque de Berwick y su hijo el III duque de Louis-Michel van Loo.

Dos bustos enfrentados en bronce de Mariano Benlliure del rey Alfonso XIII -1919- y del XVII duque de Alba -1918- junto a muchos más óleos, trofeos de caza, armaduras y muebles completan la decoración de este salón, en donde se realizó el besamanos de la reina Victoria Eugenia de Battenberg, cuando vino a España en 1968 para el bautizo de su biznieto y ahijado Felipe de Borbón y Grecia.

 

SALÓN FLAMENCO

El siguiente salón hacia la derecha del Estuardo, mirando hacia el frente del palacio, es denominado flamenco, por la calidad de las pinturas de las escuelas de Flandes y Holandesa.

La mayor parte de estas obras fueron incorporadas al patrimonio de esta familia a primeros del siglo XIX por el XIV duque de Alba y VII de Berwick, Carlos Miguel Fitz-James Stuart.

Destaca el lienzo de Pedro Pablo Rubens -1629-, Carlos V y la emperatriz Isabel de Portugal, copia del original de Tiziano de 1547, que el emperador se llevó a su retiro de Yuste y que ardió en el incendio del Alcázar de Madrid en 1734. Otras obras de Rubens que se exponen en este salón son Camino del mercado -paisaje-, Felipe IV, El baño de la joven Betsabé y El combate de las amazonas con los griegos.

Camino del mercado.

Felipe IV.

El baño de Betsabé.

El combate de las amazonas con los griegos.

El viejo y la criada de David Teniers el Joven, La vanidad mundana de Jan Brueghel hijo dePieter Brueghel el Viejo, y marinas y paisajes de Jaco van Ruisdael, Jan Wynants, Paul Brill, Van Goyen y una marina de Van der Velde el Joven, junto a espléndidos muebles de época, porcelanas y numerosos detalles decorativos, son rematados por un retrato del Gran duque de Alba de Willem de Key, antes de pasar al salón siguiente.

El viejo y la criada de David Teniers el Joven.

Marina de  WilliamVan der Velde el Joven.

 

SALÓN DEL GRAN DUQUE DE ALBA

En este salón casi todo evoca al III duque de Alba D. Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, el «Gran Duque de Alba,», junto a alguna obra recordando a sus antepasados.

Una tabla pintada por ambos lados del Maestro de la Virgo inter Virgines* muestra una Anunciación con el I duque de Alba orando, y en el reverso La adoración de los Reyes.

Anunciación con el I duque orando.

Adoración de los  Reyes.

* Maestro de la Virgo inter Virgines es el nombre que Max. J. Friedländer puso a un pintor anónimo holandés, pintor de muchas Vírgenes.

Tres retratos del duque en diferentes épocas y funciones decoran su salón: una reproducción de Pedro Pablo Rubens copia de un retrato del Gran Duque de Tiziano de 1550, desaparecida en el incendio del Alcázar madrileño, muestra a un joven duque con traje característico de la época de color negro, que pretende mostrarse en su faceta de cortesano o diplomático. En el otro lado de la sala, se expone el más conocido de los retratos del Gran Duque, con sus atributos militares, bastón de mando, banda de capitán general y armadura, probablemente realizado durante su estancia en Flandes, con mayor edad que el anterior, no estando clara la autoría, que algunos expertos atribuyen a Tiziano y otros al holandés Antonio Moro o a William Key. Un tercer retrato del duque, ya anciano, cuando desempeñó el puesto de Gobernador de Portugal, de Bartolomeo Passerotti, completa su imagen de varias épocas.

Gran Duque  -joven- de Rubens.

Gran Duque, quizá de Tiziano o de Antonio Moro…

Gran Duque, Gobernador de Portugal de Bartolomeo Passerotti.

Las paredes aparecen decoradas con tres tapices que forman parte de una serie denominada en 1575, Jornadas de Alemania: «Todos con las armas de los Toledo»; fueron tejidos en lana, seda y oro por Willem de Pannemaker en Bruselas y recuerdan tres momentos: El cruce de río Elba en Mulberg, El bombardeo de Ingolstadt y La huida de Juan Federico de Sajonia.

Detalle del tapiz «Bombardeo de Inglostad».

Armadura del Conde duque de Olivares válido de Felipe IV.

Dos retratos del II duque Fadrique Álvarez de Toledo y su mujer Isabel de Zúñiga del alemán Cristoph Amberger, un óleo anónimo de estilo flamenco El duque de Alba encadenando a los Países Bajos, y un tríptico también anónimo de La Verónica de la Virgen, con santo Domingo de Silos y santo Domingo de Guzmán, son algunas de las pinturas que completan este salón.

D. Fadrique, II duque e Isabel de Zúñiga.

El Gran Duque encadenando a los Países Bajos.

Destaca entre las esculturas, una estatuilla en madera policromada que muestra al Duque matando una hidra de tres cabezas: el elector de Sajonia, la reina Isabel I de Inglaterra y el Papa Pablo IV, los tres enemigos de España de la época.

SALÓN ESPAÑOL

En este salón se reúne una selección de los grandes maestros de nuestro siglo de Oro, Velázquez, Murillo, Zurbarán, Ribera, El Greco o Pantoja de la Cruz  entre otros.

El VI marqués del Carpio, Luís Méndez de Haro y su hijo Gaspar de Haro y Guzmán, VII marqués, fueron los grandes coleccionistas de arte en España en el siglo XVII. La hija mayor de Gaspar y VIII marquesa del Carpio, se casó con el X duque de Alba Francisco Álvarez de Toledo y Silva, incorporándose la magnífica colección de arte español de la Casa de Carpio a la de Alba.

La Infanta Margarita de Diego Velázquez, el retrato del canónigo Juan de Miranda de Bartolomé Esteban Murillo, Santo Domingo de Guzmán de Francisco de Zurbarán, San Onofre de José de Ribera, Magdalena Penitente del pintor napolitano barroco Andrea Vaccaro, Don Gonzalo Chacón -caballerizo mayor de la reina Ana de Austria- pintado por Antonio Moro, Doña María de Zúñiga y Pacheco, Condesa de Miranda de Pantoja de la Cruz y Cristo en la Cruz de El Greco, son algunas de las obras que decoran esta magnífica estancia.

La Infanta Margarita de Diego Velázquez.

Canónigo Juan de Miranda de Bartolomé Esteban Murillo.

Santo Domingo de Guzmán de Francisco de Zurbarán.

San Onofre de José de Ribera.

Francisco Rizzi. El Lobero del rey.

A media pared y junto al retrato de la Infanta Margarita deVelázquez, el Cristo en la Cruz de El Greco. A su derecha Gonzalo Chacón de Antonio Moro y a su lado Magdalena pemitente de Andrea Vaccaro.

También cabe destacar en esta sala, la obra de Lavinia Fontana -que compartió y quizá aún lo haga- exposición temporal en el Museo del Prado con su maestra Sofonisba Anguisola-, Venus y Marte.

Venus y Marte de Lavinia Fontana.

 

SALÓN DE LOS ZULOAGAS

Este salón recibe este nombre en honor a Ignacio Zuloaga, amigo del XVII duque, y que pintó los retratos de Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó en 1918, XVII duque de Alba y X de Berwick, de su mujer María del Rosario de Silva y Gurtubay, por derecho propio XII marquesa de San Vicente del Barco y Grande de España, y el de su hija María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII duquesa de Alba, sobre un poni. Siendo el duque más mayor, volvió a ser pintado por Zuloaga en el año 1944.

Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó XVII duque de Alba. y X de Berwick.

María del Rosario de Silva y Gurtubay,  XII marquesa de San Vicente del Barco y XVII condesa consorte de Alba.

María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII duquesa de Alba.

La XVII duquesa consorte, única hija de Antonio Silva y Fernández de Córdoba, duque de Híjar, aportó a la Casa de Alba numerosos títulos, entre ellos el ducado de Híjar, el más importante del reino de Aragón.

También están expuestos retratos de los XVI duques, Carlos María Fitz-James Stuart de Raimundo de Madrazo  y de su mujer Rosario Falcó de Federico de Madrazo, padre de Raimundo. En esa misma sala, dos dibujos de Singer Sargent de 1925 representan a los XVII duques.

El XVI duque  por Raimundo de Madrazo.

María del Rosario Falcó por Federico de Madrazo.

Dibujos de Singer Sargent de los XVII duques de Alaba.

Una mesa de estilo Imperio que perteneció a Napoleón III  y que fue empleada por el XVII duque como mesa de despacho, decora la sala.

To be continued in part 3.