NAVARRA Y SUS MONARCAS Y CASAS REINANTES, MIENTRAS FUE REINO. Parte 8.

CASA DE ALBRET EN LA BAJA NAVARRA

La BAJA NAVARRA -Ultrapuertos o continental- pasó en 1530 a la casa de Albret con Enrique II de Albret, tras la desestimación de Carlos I de España de mantener ocupados unos territorios tan complicados orográficamente y con población adversa.

Catalina de Foix  y Juan de Albret, fueron reyes de Navarra nominalmente hasta la muerte de Juan en junio de 1516, falleciendo Catalina en febrero de 1517.

Tuvieron 12 hijos, heredando los títulos el séptimo, Enrique, que se hizo cargo de la herencia a la muerte de su madre asumiendo el título de Rey de Navarra como Enrique II, copríncipe de Andorra, conde de Foix, de Bigorra, de Périgod, señor de Albret y vizconde de Bearn, Limoges, Tartas, Tursan y Gabardan.

Como se ha comentado, vivió en la corte francesa, participando junto a Francisco I en las guerras contra el emperador Carlos  Habsburgo en Europa y en la recuperación de Navarra. Allí conoció a Margarita de Angulema, viuda del príncipe de Alençon y hermana del rey de Francia, con la que contrajo matrimonio en 1527.

En 1530, cuando Carlos I desistió en mantener entre sus territorios la Baja Navarra, debido a las dificultades para controlar ese territorio, pasó a ser regida de forma efectiva por Enrique II rey de la Baja Navarra, aunque tanto los de la Baja como los de la Alta Navarra, se intitularan Reyes de Navarra.

Enrique II y Margarita de Angulema tuvieron solamente una hija, que subió al trono a la muerte de su padre en 1555 (su madre había muerto en 1549) con el nombre de Juana III de Navarra, que casó en primeras nupcias con Guillermo de Jülich-Cléveris-Berg -Guillermo de Cleves-, matrimonio que fue anulado antes de su consumación por exigencias políticas, y en segundas con el jefe de la Casa Borbón de Francia, Antonio, duque de Borbón y de Vêndome que reinó iure uxoris junto a Juana hasta su muerte en 1562, como Antonio I.

Juana III  Albret y Antonio I de Borbón.

COMIENZA A REINAR EN LA BAJA NAVARRA ANTONIO I de la CASA DE BORBÓN.

El matrimonio tuvo cinco hijos, heredando la corona el segundo, Enrique, a la muerte de su madre en 1572, subiendo al trono de la Baja Navarra -Navarra para los franceses- como Enrique III Rey de Navarra. Ese mismo año, casó con la séptima hija de los reyes de Francia, Enrique II de Francia y Catalina de Medici, Margarita de Valois,  hermana de Isabel de Valois, tercera mujer de Felipe II de España.

Enrique II de Francia y Catalina de Medici tuvieron 11 hijos, de los que caben destacar para esta parte de la historia:

Enrique II de Francia y Catalina de Medici.

-La segunda, Isabel de Valois, que casó con Felipe II de España -en terceras nupcias para éste- y que en consecuencia fue Reina de España. En un torneo en París celebrando la boda de su hija, fue muerto de un lanzazo su padre  Enrique II de Francia, siendo sucedido por su primogénito Francisco II.

-La séptima, Margarita de Valois, que casó con Enrique III de Navarra  -hijo de Juana III Albret y Antonio de Borbón- y que con su marido serían a partir de 1589, Reyes de Francia y Navarra. (Enrique III de Borbón era rey de Navarra desde 1572).

Margarita de Valois y Enrique III de Navarra, que mas tarde sería IV de Francia.

El primero, Francisco, hombre débil y enfermizo que reinó en Francia entre 1559 y 1560 como Francisco II de Francia, sin descendencia.

Francisco II de Francia rey iure uxoris de Escocia, por estar casado con María  I Estuardo reina de Escocia.

El quinto, Carlos, que a la muerte de su hermano heredó el trono francés como Carlos IX de Francia, reinando desde 1561 a 1574, sin descendencia.

Carlos IX.

El sexto, hermano de los anteriores, que subió al trono francés en 1574, ostentando la corona gala hasta 1589 como Enrique III de Francia, sin descendencia.

Enrique III de Francia.

Ninguno de los tres hermanos -hijos de Enrique II y Catalina de Medici- reyes de Francia tuvo descendencia, así que cuando subió al trono el tercero Enrique III, fue nombrado Delfín de Francia su hermano menor, también Francisco, duque de Anjou y de Alençon, pero murió en 1584, extinguiéndose de este modo la casa reinante de Valois en Francia.

Volvemos a Enrique III de Navarra el Grande -HUGONOTE-, hijo de Antonio I de Borbón, casado con la hija de los reyes de Francia, Margarita de Valois “Margot” en 1572, el mismo año que heredó Navarra a la muerte de su madre Juana III.

El año 1569 fue asesinado el líder de los hugonotes franceses, el príncipe de Condé, y a partir de esta fecha, Enrique de Navarra -aún príncipe heredero- fue declarado jefe del movimiento hugonote de Francia y Navarra, con 15 años.

El 8 de agosto de 1570, en un intento poner fin a la tercera guerra de religión en Francia, protestantes y católicos firmaron la paz de Saint Germain. Esta paz favorecía el matrimonio de Enrique -aún heredero de Navarra- con Margarita de Valois,  hermana del entonces monarca Carlos IX de Francia.

Una semana después de su boda en París en 1572, y dado que un gran número de hugonotes había viajado a París para asistir o presenciar las ceremonias nupciales, entre ellos los jefes hugonotes y una parte importante de los nobles protestantes, se produjo la masacre de la noche de San Bartolomé -23 al 24 de agosto de 1572-. Fueron asesinados alrededor de 3.000 hugonotes por extremistas católicos, conducidos por el duque de Guisa y el duque de Anjou. El rey Enrique III   de Navarra fue apresado y tuvo que abjurar de su fe para poder salvar su vida, siendo retenido en la corte francesa. Consiguió escapar en febrero de 1576, y se refugió en sus posesiones navarro-bearnesas. Los acontecimientos de San Bartolomé comenzaron en la noche del 23 al 24 de agosto,  pero la matanza se prolongó durante  varios meses y por todo el país.

Representación de la matanza de San Bartolomé  por François Dubois. Museo Cantonal de Bellas Artes de  Lausana.  

Enrique III de Navarra volvió a acogerse a la fe protestante, reanudando y liderando la lucha contra los católicos. Esta guerra, la quinta guerra de religión en Francia, finalizó con la firma del rey francés Enrique III del edicto de Beaulieu, edicto que promulgaba la libertad de culto para los hugonotes.

Parte de los católicos se sintieron defraudados por la actuación del monarca y se agruparon para formar la Liga Católica. enfrentándose en la sexta guerra de religión a los protestantes. El conflicto finalizó el año 1577 con la paz de Bergerac, que restringía las condiciones del culto protestante que habían sido concedidas por el Edicto de Beaulieu.

El rey francés Enrique III no tenía herederos directos. Su sucesor al trono, su hermano menor, también llamado Francisco como el mayor, murió en 1584, y el aspirante con más derechos al trono de Francia era Enrique III de Navarra. Enrique III de Navarra, dejó como regente de la Baja Navarra y de sus posesiones, a su hermana Catalina de Borbón, esposa de Enrique de Lorena, duque de Bar, y partió para París.

Al ver que el sucesor legítimo a la Corona era un hugonote, volvieron a estallar los enfrentamientos armados. A los movimientos católicos franceses, se unieron otros monarcas europeos como Felipe II de España. Estos enfrentamientos entre hugonotes y católicos derivaron en la octava guerra de religión francesa, conocida como la «Guerra de los Tres Enriques«, ya que en esta contienda se enfrentaron Enrique de Guisa, jefe de la Liga Católica y aliado del rey Felipe II de España, Enrique III de Francia y Enrique III de Navarra.

También el Papa Sixto V, siguiendo la voluntad de Felipe II -que buscaba la corona francesa vía su mujer Isabel de Valois-, firmó una bula que anulaba los derechos del monarca navarro Enrique III a la corona francesa, ación que sirvió de nada.

El conflicto tuvo su desenlace entre los años 1588 y 1589: en 1588 Enrique III de Francia mandó asesinar a Enrique de Guisa, y en 1589 falleció el monarca francés también asesinado. Antes de morir, Enrique III de Francia reconoció a Enrique III de Navarra como su sucesor. AQUÍ COMENZARÁ A REINAR LA CASA DE BORBÓN EN FRANCIA.

La oposición sin embargo, de los católicos franceses, de Felipe II -que quería la Corona francesa para su hija Isabel Clara Eugenia (hija de Isabel de Valois)- y de la Iglesia a la ocupación de Enrique III de Navarra del trono francés fue tan dura, que éste terminó por renunciar a la fe calvinista, convirtiéndose al catolicismo, abjurando públicamente el 25 de julio de 1593 en la catedral de Saint Denis, ante el obispo de Bourges, con la famosa frase dicha sotto voce “París bien vale una misa”.

Catedral de Saint Denis.

SE UNIERON EN ESTE MOMENTO LAS CORONAS DE FRANCIA Y LA BAJA NAVARRA, SIENDO INTITULADOS LOS REYES COMO REYES DE FRANCIA Y NAVARRA.

Enrique de Borbón y Albret el Grande o el Bearnés, fue Rey de Navarra desde 1572 a 1610 como Enrique III, y de Francia de 1589 a 1610 como Enrique IV.

Con su primera mujer Margarita de Valois no tuvo hijos, separándose en 1599, casándose de nuevo en 1600 con María de Médici con la que tuvo 6 hijos.  Enrique IV de Francia fue asesinado en las calles de París en 1610 por el fanático católico, François Ravaillac, heredando su primogénito las coronas de Francia y Navarra como Luís XIII de Francia y II de Navarra.

Luís II de NavarraXIII de Francia– contrajo matrimonio con Ana de Austria -hija de Felipe III de España– publicando el 20 de octubre de 1610, el Edicto de Unión, por el que el reino de Navarra se incorporaba a la corona francesa conservando sus instituciones. Reinó en ambos reinos entre 1610 y 1654. De este matrimonio nació el Rey Sol, Luís XIV de Francia y III de Navarra que reinó entre 1643 y 1715.

Luís XIV de Francia y III de Navarra, el rey Sol.

Luís III de NavarraLuís XIV de Francia– contrajo matrimonio con María Teresa de Austria -hija de Felipe IV de España y su hijo, Luís, El Gran Delfín o Monseigneur, casado con  María Ana Cristina de Baviera no llegó a reinar, al ser sobrevivido -murió en 1711- por su padre Luís XIV, que también dejó sin corona, por ser más longevo que él, a su nieto Luís de Francia, duque de Borgoña -hijo del Gran Delfín que falleció en 1712- casado con María Adelaida de Saboya. También falleció antes que su bisabuelo Luís XIV, el hijo mayor y heredero de su nieto primogénito el duque de Borgoña, heredando las dos coronas el biznieto de Luís XIV -tercer hijo del duque de Borgoña-, que reinaría con los nombres de Luís XV de Francia y Luís IV de Navarra desde 1715 a 1774.

Luís XV de Francia y IV de Navarra.

El nieto de Luís XV de Francia y IV de Navarra -hijo de su cuarto hijo Luís Fernando de Francia- Luis-Augusto, duque de Berry, se convirtió en el nuevo Delfín, ascendiendo al trono como Luis XVI de Francia y V de Navarra, reinando en Navarra desde 1774 hasta 1789, aunque en Francia lo siguiera haciendo hasta 1792, tras los primeros años de la Revolución Francesa, año en que fue decapitado.

Luis XVI de Francia y V de Navarra.

Luis XVI de Francia yV de Navarra fue el último rey de la Baja Navarra, ya que en 1790 la Asamblea Nacional francesa decretó la creación del departamento de Bajos Pirineos -en la actualidad Pirineos Atlánticos- junto a Bearn, la Baja Navarra y otros territorios cercanos.

Pervivió por tanto el Reino de Navarra como tal en la Baja Navarra hasta el año 1610, en que se unieron dinásticamente los Reinos de Navarra y Francia, aunque manteniendo su identidad hasta 1790. Su capital estuvo en Saint Palais -en vasco Donapaleu-, localidad de la región de Nueva Aquitania, formando parte del territorio histórico vascofrancés.

En la antigua Baja Navarra -hoy departamento de Bajos Pirineos- se encuentra San Juan Pie de Puerto, en euskera Donibane Garazi,  localidad francesa, que es donde comienza el Camino  Francés de Santiago.

Música: Antonio VIVALDI. Filiae-maestae-Jerusalem»-RV-638-.