TRAMPANTOJOS: cine, moda y jardines. Parte 4.

Otro de los más cotizados artistas de fachadas es el veneciano Manuel di Rita, que usa en la mayoría de sus obras el formato de grafiti para crear sus trampantojos, Apodado y conocido por Peeta, ha decorado fachadas de edificios residenciales, comerciales y culturales de buena parte del mundo.

El grafitero veneciano crea diseños en las fachadas que se convierten en ilusiones ópticas de tal nivel, que rompen las dimensiones geométricas y dan la impresión de que los edificios  se derriten, se yerguen o se retuercen para adornarse, como una mujer cuando baila sevillanas.

Peeta se formó como artista urbano en la calle, colaborando con grupos de grafiteros tan importantes como los neoyorquinos FX y RWK, o los EAD de Padua, que le enseñaron el uso del 3D. Alternó esta actividad con estudios de escultura y diseño en la Universidad de Venecia. Sus obras se plasman en cualquier tipo de superficie -planas-, como la de la mayoría de las fachadas, alterando la percepción del observador, haciéndonos ver tres dimensiones donde no las hay.

Algunas de sus obras:

Obras en dos dimensiones de Peeta, aunque parezcan imposibles.

Otro artista importante de las fachadas de aspecto tridimensional mediante el trampantojo, es el norteamericano John Pugh. Pugh asistió a la Universidad Estatal de California, recibiendo su licenciatura en 1983 y el Premio al Alumno Distinguido en 2003, aunque llevaba trabajando en la calle desde 1971. Su estilo particular de pintura mural provocó el término Ilusionismo Narrativo.

John Pugh. Quetzalcoatl Ecatepec de Morelos. Méjico. 

John Pugh. Mural en la Universidad Estatal de California.

Otras obras del Ilusionismo Narrativo de John Pugh.

También en España es innumerable la cantidad de artistas de la calle y del trampantojo. Se puede citar a Alberto Pirrongelli, un extremeño que comenzó con los cartelones de los cines -el último de los importantes-, evolucionando hacia el Street Art.

Tiene infinidad de obras como la de la plaza de Puerta Cerrada, la de la calle de la Montera, calle de Don Pedro, plaza de los Carros…en Madrid y otras fuera de la capital.

Plaza de los Carros. Madrid.

Calle Montera. Lo que es trampantojo es la bocacalle pintada a la izquierda. Madrid.

Calle de don Pedro. Madrid.

Casa de la Vela en Lavapiés. Madrid.

Pirrongelli. Navalcarnero.

En Navalcarnero ha dejado una ruta del trampantojo, que naturalmente hay que conservar si se desea su supervivencia: Piensos Alonso, los Segadores, la Vendimia, el Museo del Vino, Baile regional….

EL TRAMPANTOJO EN EL CINE 

Los trampantojos también han sido utilizados ampliamente en el cine hasta la aparición de los efectos especiales digitales. Desde simular una vista exterior a través de una ventana, en escenas rodadas en decorados interiores, hasta la simulación de completos decorados exteriores, pintando un «gran exterior» en una pequeña superficie que se situaba cerca de la cámara, pero ocupando solo una parte del encuadre, mientras que la escena real tenía lugar más lejos y ocupando el resto del encuadre de la cámara.

Probablemente el mayor homenaje cinematográfico que se ha hecho a la anamorfosis pueda encontrarse en el corto de los hermanos Stephen y Timothy Quay, Anamorphosis o Artificiali Perspectiva de1991.

En ese corto, los Quay ofrecen una maravillosa introducción a una de las técnicas más misteriosas desarrolladas durante el renacimiento. A través de las pinturas de Erhard Schön*1 y Hans Holbein el Joven*2 entre otros, se juega con la idea del multiperspectivismo en el arte como vehículo para cifrar mensajes ocultos. Bajo una estructura en apariencia inofensiva, estas imágenes anamórficas, pueden revelar al observador desajustado, objetos extraños, figuras atractivas o repulsivas que conviven sin alterar la superficie iluminada.

*1 Erhard Schön (1491-1542) fue un pintor alemán, dibujante y grabador en madera. Sus estudios de perspectiva le llevaron también a ensayar la búsqueda de ilusiones ópticas y la creación de anamorfosis como la Vexierbild que contiene cuatro retratos: de Carlos I, su hermano Fernando I, el papa Clemente VII y Francisco I de Francia.  Aunque planteado como un acertijo gráfico, en el que bajo la impresión de un paisaje, se deben descubrir los cuatro retratos, observando desde determinado punto de vista. El paisaje da también algunas de las claves necesarias para interpretar a los personajes: un episodio militar de Carlos I en el sitio de Viena acompañado de su hermano Fernando I, Dios amenazando al turco con Clemente VII y una caravana con un camello con Francisco I, alusión a sus alianzas con los infieles.

Acertijo gráfico con los retratos de Carlos  I  de España y V de Alemania,  su hermano Fernando I del Sacro Imperio, Clemente VII y Francisco I de Francia. 1531-1534.  Xilografía. Staaliche Museen. Berlín.

Deorsum, resolución del acertijo.

*2 Hans Holbein el Joven (1497-1543). Uno de los primeros pintores alemanes del Renacimiento que dibujó una anamorfosis en el famoso cuadro Los Embajadores, donde aparece un cráneo deformado en medio del lienzo que sólo podemos ver correctamente desde el lado derecho y acercándonos mucho.

Los embajadores Jean de Dinteville y Georges de Selve obra de Hans Holbein el Joven de 1533.

La anamorfosis ha formado parte de la técnica cinematográfica también con el nacimiento del cinemaScope, creado por el astrónomo e inventor Henri Chrétien en 1926 con el nombre de anamorphoscope. Este sistema capta y proyecta las imágenes mediante lentes anamórficas instaladas en la cámara y en el proyector, para aumentar la anchura de la pantalla. Actualmente existen programas informáticos que ya realizan la anamorfosis. Aunque la tecnología que siguió al cinemascope, ha continuado desarrollándose –panavisión y otras-, el formato anamórfico del cinemascope sigue hasta hoy, siendo utilizado por directores y proyeccionistas.

Pero realmente hay pocas mentiras tan grandes como el propio cine -engaños-, aunque pueden hacer vivir momentos sublimes.

EL TRAMPANTOJO EN LA MODA

En un edificio, un trampantojo se utiliza para mostrar cómo tridimensional, lo que está pintado en dos dimensiones.

En la moda, los trampantojos se pueden utilizar en general para afinar la silueta, agrandarla,  cubrir la piel con transparencias que sean la segunda piel, para parecer sin ser…

Una camiseta con un lazo serigrafiado en lugar del lazo real; unos pantalones vaqueros con líneas pintadas para crear la apariencia de la decoloración o arrugas; un jersey cuello cisne con un collar pintado, zapatos que producen altura o bajura sin que se vea por qué…

Las transparencias, en tonos similares a los de la piel, son las mejores estrategias para enseñar la piel. Se utilizan en escotes increíbles para evitar que estos se muevan y de base para dibujos más elaborados. Zuhair Murad ha sido uno de los diseñadores que han apostado más fuerte por esta tendencia, dejándonos vestidos como el que luce Jennifer López en la imagen.

Esta técnica también puede aplicarse a otras prendas como los pantalones creando efectos tan hipnóticos como los del look de Balenciaga que luce la modelo Cara Delevingne.

Los prints son uno de los grandes aliados de esta técnica cubriendo los puntos clave como en este top, de Zuhair Murad, que luce la actriz Nina Dobrev.

En el mundo de la moda, el trampantojo fue utilizado inicialmente por la gran modista Elsa Schiaparelli, contemporánea de los surrealistas y amiga y colaboradora de Cocteau y de Dalí.

También en la pintura moderna surrealista e hiperrealista ha sido empleado el trampantojo. Artistas como Salvador Dalí o Renée Magritte, utilizaron también esta ilusión con mucha frecuencia.

Cisnes reflejando elefantes. Salvador Dalí. 1937.  51 x 77 cm. Óleo al aceite. Fundación Gala-Salvador Dalí. Figueras.

Dalí. Cúpula del Palacio del Viento.1972-1973. 114 x 570 cm. Museo Dalí. Figueras.

René Magritte. L´heureux donateur.1966. Óleo sobre tela.

René Magritte. La clef des champs.1936. Óleo sobre tela.

JARDINES

También se está trabajando mucho en la actualidad en las ilusiones ópticas, para crear lo que parecen jardines. Ilusiones que nos trasladan a praderas, con árboles y plantas, con hojas y flores.

En realidad no hay jardín, ni puerta  ni ventana. Tampoco banco ni macetones.

Con el trampantojo se puede hacer un jardín donde apenas hay espacio, agrandar aparentemente el espacio, abrir puertas y llevar una selva tropical a cualquier parte. El resultado será jardines y paredes cuyos suelos y muros con hierbas y enredaderas crecen sin necesidad de regarlas.