LA POLÍTICA, LOS PECADOS DE LA CARNE Y LOS TEXTOS RELIGIOSOS. Parte 1.

LA POLÍTICA DESDE LOS ORÍGENES DEL MUNDO VA UNIDA A LOS PECADOS DE LA CARNE, Y LA CUENTAN, YA VIVIDA, PARA ADAPTARLA A LA CONVENIENCIA DE CADA PUEBLO, ENVOLVIÉNDOLA EN PAPEL DE DIOS.

Tras la retirada de las aguas del Diluvio –aproximadamente 2.400 a.C.-, Noé pudo cultivar entre otras cosas, la vid -la planta de mayor abolengo nobiliario en la Biblia- ya que Dios devolvió a la tierra la fecundidad, que había ido ganando en aridez tras el pecado de Adán y Eva hasta llegar a ser estéril. Dijo Dios a Noé tras el Diluvio: “De ahora en adelante, y mientras exista la tierra, siempre habrá siembra y cosecha, hará frío y calor, habrá invierno y verano, existirá el día y la noche” (Génesis 8,21-22). 

La entrada en el Arca de Noé. Jan Brueghel El Joven. 1509. Óleo sobre lienzo. 56 x 83 cm. Fundación Lázaro Galdiano. Madrid.

Un día Noé, bebió el fruto de sus viñas y se embriagó. El Génesis lo cuenta así: Los hijos de Noé que salieron del arca eran Sem, Cam y Jafet. Noé era agricultor y había plantado una viña. Cierto día, en que había bebido vino, se embriagó y quedó tirado y desnudo en medio de su tienda. Cam (padre de Canaán) vio la desnudez de su padre, y avisó a sus dos hermanos que estaban afuera. Entonces Sem y Jafet entraron a la tienda mirando para otro lado, y con un manto cubrieron a su padre, pero no vieron su desnudez. Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor había hecho, dijo: «Maldito sea Canaán. Será el sirviente de sus dos hermanos». Luego añadió: «Bendito sea Yahvé, el Dios de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo. Que Dios permita a Jafet extenderse, que habite en los campamentos de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo»” (G. 9,18-27).

La embriaguez de Noé. Miguel Ángel  –Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni- . 1509. Fresco. 170 x 260 cm. Capilla Sixtina. Ciudad del Vaticano. Italia.

En principio no parece un asunto grave, y menos  aún pecaminoso, ver a un padre desnudo, pero sí que cuando se despierte después de una extensa cata, maldice no al hijo que le vio desnudo -Cam- sino a un hijo de éste -Canaán- aún no nacido o ya joven? (la Biblia no lo explicita pero señala que fueron 8 los que bajaron del arca, lo cual supone que no había nadie al margen del padre y los tres hijos y sus mujeres). Además a Canaán le llama hermano de sus hijos Sem y Jafet: maldice a su nieto y a su vez le llama hermano de sus hijos.

Hay algo extraño en el pasaje y en la reacción de Noé tan fuerte, sólo por haber sido observado ebrio y desnudo, y también en que el relato bíblico se preocupara de guardar recuerdo de una cosa tan aparentemente intrascendente.

Noé después del diluvio. Andrea di Lione. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo. 100 x 127 cm. Museo del Prado. madrid

El texto no dice que Cam vio a su padre desnudo, sino que “vio la desnudez de su padre”, repitiendo más de una vez esa precisa expresión. La cuestión podría ser encontrar el significado de ver la desnudez en la Biblia.

En el Levítico en más de una treintena de ocasiones, en el Deuteronomio 22.30 y 27.20, en algunos libros de los Profetas Mayores –Isaías, Jeremías, Ezequiel 22.10 y Daniel- o en Corintios 5.1, se emplea  la expresión, usándola para referirse a las relaciones sexuales: Levítico 20.11 «Si alguno se acuesta con la mujer de su padre, ha descubierto la desnudez de su padre; ciertamente han de morir los dos; su culpa de sangre sea sobre ellos”. 18,8 “No descubrirás la desnudez de tu hermana” (es decir, no tendrás relaciones con tu hermana). 18,9“No descubrirás la desnudez de tu nieta” (es decir, no tendrás relaciones con tu nieta).

En resumen, en lenguaje bíblico, la desnudez de un hombre es “su esposa” y entonces pudiera estar claro lo acontecido y relatado: aprovechando la borrachera de su padre Noé, Cam se acuesta con su madre y remordiéndole la conciencia por ello, invita a sus dos hermanos a visitar la desnudez de su padre que ambos rechazan, con la metáfora de cubrir a su padre desviando la mirada para otro lado. De este incesto nacería Canaán?, hijo y nieto de Noé, al cual maldice, en vez de maldecir al protagonista del incesto su hijo Cam…extraño…

¿Porqué el recuerdo de un pecado tan privado y que cualquier familia intentaría ocultar, como fue el incesto de Cam y su madre, fue tan publicitado en las Sagradas Escrituras? ¿Sólo para hacer pedagogía de lo malo del incesto?

Podría haber obviado Noé la maldición a Cam, para poder llevar a cabo con limpieza la futura organización POLÍTICA de su descendencia, anunciando lo que sucedería en la historia futura  con certeza y para que él  -Noé- permaneciera impoluto por los desmanes de un hijo:  todos los padres de algún modo, sonreímos con complicidad por la brillantez o bondad de un hijo, e igualmente agachamos la cabeza y somos mirados con reprobación y  lástima cuando un hijo hace algo malo o vive de forma poco edificante, como si fuéramos participes o responsables de ese acto o forma de vida, aunque quizá pudiéramos serlo de ambas cosas. Quizá y para mantener la limpieza moral de Noé –elegido de Dios-, se maldice a su nieto en lugar de a su hijo Cam, ignorando a éste en la organización política futura.

Noé maldijo a Cam a través de su nieto Canaán, porque  no quiso maldecir a su hijo directamente para no maldecirse a sí mismo. Sem y Jafet fueron bendecidos,  aparentemente Cam ignorado y su nieto Canaán, maldito.

Sem (hebreo,Shem, significa «posteridad»), Cam (Kjám, significa «caliente bronceado») y Jafet (Y’fet, «expande la voz»).  Estos tres fueron los hijos de Noé, y de ellos se pobló toda la tierra.

To be continued in part 2.

To be continued in part 2.