NUESTROS ORÍGENES. NOÉ Y SUS DESCENDIENTES. Parte 4.

Tras haber intentado aproximarnos al origen de nuestros primeros padres, podemos dar un salto grande y situarnos en el Diluvio Universal -desapareció todo menos la familia de Noé-, a partir de donde las generaciones de Patriarcas bíblicos pudieron contabilizarse con mayor precisión, intentando seguir un rastro aproximado de la historia y ver como se fueron distribuyendo por el mundo los hijos y nietos de Noé, y ver de cual/cuales de ellos pudiéramos descender.Read More

NUESTROS ORÍGENES. PARTE 2.

El relato bíblico, según Thomas L. Thompson en The Mythic Past, establece un período de tiempo desde Adán y Eva -medida derivada de la fé- a la reconsagración del Templo por los macabeos -164 a.C, fecha histórica- de cerca de 4.000 años, es decir que Adán y Eva fueron creados siguiendo los tiempos de las Sagradas Escrituras aproximadamente en el año 4.164 a.C., o sea hace casi 6.200. Naturalmente, es una forma de relatar que, aunque en principio pueda chocar con los datos proporcionados por la ciencia, se podrá ver que son teorías no contrapuestas.Read More

La Primera República catalana; entorno histórico inmediato. Parte 3.

El año 1638, Pau Claris -canónigo de la Seo de Urgel-, conocido por su enconamiento contra los obispos no catalanes afectos a la corona, fue elegido diputado por el BRAZO eclesiástico y presidente de la Diputación del General. Francesc de Tamarit fue elegido diputado por el brazo militar y Josep Miquel Quintana por el Brazo popular o real.Read More

Antecedentes históricos próximos a la Primera República catalana. Parte 2.

En 1640, Europa se encontraba en el tercer tercio de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), guerra generalizada que comenzó por motivos religiosos entre los partidarios de la Reforma protestante y los de la Contrarreforma, defensores de la Iglesia Católica, que derivaría en una guerra política a la búsqueda de equilibrios para unos, y de logro de la hegemonía o mantenimiento de la misma para otros. Simultáneamente España se encontraba inmersa en la Guerra de los Ochenta Años (1566-1648), conocida en España como Guerra de Flandes y en los Países Bajos como Guerra de Independencia de los Países Bajos; las dos terminaron  en 1648. El 30 de enero de ese año la guerra en los Países Bajos finalizó con el tratado de Münster firmado entre España y las Provincias Unidas, poniendo fin al Guerra de los Ochenta años, como parte de la Paz de Westfalia, que puso también fin a la Guerra de los Treinta Años, firmada por los príncipes electores, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, la Monarquía Hispaníca, los reinos de Francia  y Suecia  y las  Provincias Unidas de los Países Bajos.Read More

Aproximación histórica de Cataluña para llegar a su PRIMERA REPÚBLICA. Parte 1.

Se ha hablado a menudo, sobre todo en los últimos tiempos, de las auto declaraciones de independencia y de las proclamaciones de república de Cataluña. Han existido cuatro entre unas y otras, todas de una duración siempre efímera, y en algún caso como en 1873, un sí quiero -de dos días-, pero no puedo: intento frustrado de proclamación del Estado catalán federado con la República española, dentro de la Primera República española.Read More

EL RETRATO EN LA PINTURA HOLANDESA DEL SIGLO XVII: REMBRANDT. EXPOSICIÓN EN EL THYSSEN-BORNEMISZA de MADRID. Parte 3.

EXPOSICIÓN EN EL THYSSEN-BORNEMISZA de MADRID: Rembrandt y el retrato en Ámsterdam, 1590-1670.

En esta muestra, que reúne una selección de retratos del Siglo de Oro holandés, con Rembrandt como eje central, se exponen 97 pinturas de 35 artistas, entre las que destacan los 22 óleos y 17 grabados de Rembrandt. Las 58 obras de otros retratistas de esa época que trabajaron en la ciudad de Ámsterdam, junto a las de Rembrandt, permiten asistir a la evolución de estilos y tendencias, y a la evidencia de la competencia que  existió entre los retratistas de esa rica ciudad holandesa en el siglo XVII, navegando la mayoría de ellos con la evolución  de la moda europea, y por otro lado, la convicción del maestro Rembrandt que no se dejó seducir por la moda, y permaneció fiel a sí mismo. El tiempo parece que le ha dado la razón.Read More

EL RETRATO EN LA PINTURA HOLANDESA DEL SIGLO XVII: REMBRANDT. Parte 2.

Cuando Rembrandt se estableció en Ámsterdam, existían bastantes pintores en esa ciudad dedicados al retrato debido a la prosperidad de la ciudad y al crecimiento de la burguesía, que dispararon la demanda de obras de arte. Entre los competidores más célebres del entonces joven Rembrandt es necesario mencionar a Franz Hals, que tenía su estudio en Haarlem -cerca de Ámsterdam (en esa ciudad realizó Erasmus uno de mis hijos y realmente es una maravilla)-, pero recibía importantes encargos de la gran ciudad. Uno de los motivos del éxito de Hals fue que supo captar a sus modelos en posturas desenfadadas y con gran naturalidad. También es necesario mencionar a Jacob Backer, Dirck Santvoort -con su magnífico Gobernantas y celadoras de la Spinhuis, de 1638-, Jan van Loon, Joachim von Sandrart y tantos otros que se trasladaron a la floreciente Ámsterdam a desarrollar su arte.

Franz Hals. Retrato de familia.1635. Óleo sobre lienzo. 113 x 93 cm. Cincinnati Art Museum. Ohio. EEUU.

Dirck Santvoort. Gobernantas y celadoras de la Spinhuis.1638. Óleo sobre lienzo. 187,5 x 214 cm. Amsterdam Museum. Ámsterdam.

Tras la muerte de Saskia y el inicio de su relación con Hendrickje Stoffels, y ya en la década de 1640, Rembrandt redujo notablemente su producción de retratos, que era la principal fuente de ingresos. En 1642 finalizó una de las obras cumbres de la pintura universal: La ronda de noche, que hasta el siglo XIX tuvo el título original de La compañía militar del capitán Frans Bannick Cocq y el teniente Willem van RuytemBurgh, siendo cambiado el nombre debido a la complejidad del mismo. La acción se desarrolla de día, aunque en la penumbra de un soportal, y se le denominó La ronda de noche, al pensar que la acción se desarrollaba durante ese período, aunque su restauración posterior, demostró que la aparente oscuridad estaba causada por la oxidación de la pintura.

Está pintada con gran realismo, captando los rostros y las actitudes de todos los personajes, transmitiendo sensación de movimiento. Los juegos de luz y sombra vuelven a recordar a Caravaggio.

Rembrandt. La ronda de noche.1642. Óleo sobre lienzo. 359 x 438 cm. Rijksmuseum. Ámsterdam.

Jóvenes artistas comenzaban a despuntar en esa década, incorporando cambios técnicos en lo hasta entonces usual. Los alumnos más importantes de Rembrandt como Govert Flinck, pintaban con colores más vivos, en los que se detectaban influencias de otros maestros como Anton van Dyck y Gerbrand van den Eeckhout -discípulo también de Rembrandt-, buscando nuevas propuestas. Comenzaron a ponerse de moda los retratos de pequeño formato y la representación de escenas cotidianas como El cirujano Jacob Fransz y su familia de Egbert van Heemskerck.

Egbert van Heemskerck. El cirujano Jacob Fransz y su familia.1669. Óleo sobre lienzo. 70 x 59 cm. Amsterdam Museum. Ámsterdam.

Govert Flink. Retrato de caballero.1640. Óleo sobre lienzo. 67,1 x 55,1 cm. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid.

A partir de 1650, el mercado del retrato estuvo dominado por pintores como Bartholomeus van der Helst, Ferdinand Bol o Govert Flinck, quienes prestaron gran atención a las poses de sus figuras, que retrataban en cuidados escenarios como el de Frederic Sluysken, de Bol, El retrato de un hombre con documentos, o el de los Regentes del Kloveniersdoelen, estas dos últimas obras de Van der Helst en la que se aprecia un cromatismo más intenso y una iluminación muy equilibrada.

Ferdinand Bol. Retrato de Frederic Sluysken.1652. Óleo sobre lienzo. 170 x 150 cm. National Gallery. Londres. Reino Unido.

Bartholomeus Van der Helst. Los Regentes del Kloveniersdoelen comiendo ostras.1655. Óleo sobre lienzo. 171 x 283 cm. Amsterdam Museum. Ámsterdam.

Bartholomeus Van der Helst. Retrato de un hombre con documentos.1655. Óleo sobre lienzo. 105 x 88 cm. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid.

En la década de 1650-1660, los retratistas de Ámsterdam se inspiraron en modelos procedentes de otras partes de Europa con resultado muy positivo, pero Rembrandt, afrontó los cambios del mercado de un modo personal, aplicando a sus obras la que ha sido llamada su manera tosca, reservada hasta entonces sólo a sus tronies*, por la que fue considerado una celebridad fuera de los Países Bajos. La pareja de retratos de caballero y dama con miradas tristes o cansadas e interrogantes o introvertidas de la National Gallery of Art de Washington, fechados hacia 1654-1655, son un claro exponente de esta etapa del artista.

Rembrandt. Retrato de un caballero, posiblemente Herman Auxbrebis.1654-1655. Óleo sobre lienzo. National Gallery. Washington.

Rembrandt. Retrato de una dama, posiblemente María van Sinnicks.1654-1655. Óleo sobre lienzo. National Gallery. Washington.

Hacia 1650, el estilo de Rembrandt regresó a los grandes formatos, aunque su modo de pintar evolucionaba con colores más intensos y las pinceladas más pronunciadas. De esta forma, el artista se alejaba de su forma de pintar de la primera época, cuando trabajaba más los detalles; es el eterno devenir de los grandes, que comienzan con la actitud del joven artista que necesita demostrar su buen hacer y trabaja con minuciosidad los detalles, y llegan a la madurez, preocupándose más por la calidad y la expresividad del conjunto.

*TRONIES: Un tronie, en holandés rostro, fue un género de pintura del barroco flamenco holandés. Son retratos, normalmente de pequeño tamaño, y de rasgos personales, en los que la cara representada resulta muy llamativa por su expresión exagerada, por sus extraordinarias facciones, o por singulares adornos. Aunque el tronie típico era un retrato de medio cuerpo o de busto, no solían realizarse con intención retratística, sino más bien para mostrar las dotes artísticas del pintor y su maestría a la hora de captar gestos grotescos o expresiones extravagantes. Por ello, es raro el caso de un tronie en el que se conozca el nombre del modelo.

Algunos de los autorretratos de Rembrandt, especialmente los realizados con la técnica del grabado, se pueden considerar tronies.

Joos van Craesbeeck. El fumador.1635-1636. Óleo sobre lienzo. 41 x 32 cm. Museo del Louvre. París.

Rembrandt. Autorretrato con capa y los ojos muy abiertos. 1630. Grabado. Aguafuerte y buril. 5,1 x 4, 6 cm. Rijksmuseum. Ámsterdam.

El género del retrato en Ámsterdam siguió evolucionando en las décadas de 1660 y 1670 debido a las sucesivas tendencias importadas de Europa. Se pueden ver los retratados de esa época, ricos comerciantes o dignatarios, mostrándose con poses, trajes y ademanes del gusto cortesano europeo; la evolución, puede observarse en las obras de Jacob van Loo, Jürgen Ovens o Karel Dujardin.

Jacob van Loo. Retrato de Michel Corneille el Viejo. 1662.  Óleo sobre lienzo. 118 x 86,7 cm. Museo del Louvre. París.

Karel Dujardin. Los Regentes del Spinhuis y Nieuwe Werkhuis. 1669. Óleo sobre lienzo. 225 x 390 cm. Rijksmuseum   Ámsterdam.

Sin embargo, Rembrandt en esta etapa final, permaneció fiel a su estilo, con el predominio de las sombras y los tonos oscuros, construyendo las figuras con pinceladas con mucha pintura y gruesas, que otorgaron gran expresividad a sus obras. Los retratos de su hijo Tito, El joven con gorra negra, y la escena mitológica de Venus y Cupido, para el que se supone que tomó como modelos a Hendrickje Stoffels y a su hija Cornelia, están envueltos en una atmósfera cálida difícil de igualar.

Rembrandt. Retrato de un joven con gorra negra.1662. Óleo sobre lienzo. 81,6 x 64,5 cm. The Nelson-Atkins Museum of Art. Kansas City. EEUU.

Rembrandt. Venus y Cupido.1657. Óleo sobre lienzo. 118 x  90 cm. Museo del Louvre. París.

Su segunda mujer Stoffels –aunque no llegó a casarse con ella para no perder la herencia de Saskiamurió en 1663, su hijo Tito en 1668, y el artista falleció once meses más tarde, el 4 de octubre de 1669, en Ámsterdam, en situación económica mala, la misma que mantuvo durante sus últimos años, debido a la realización de malas inversiones y al tren de vida que llevó, hasta que le alcanzó la ruina.

Rembrandt realizó gran cantidad de obras: retratos -colectivos e individuales-, paisajes, obras de motivos religiosos, y también grabados y dibujos. Siempre supo poner de manifiesto la expresión del retratado relativa a su forma de ser, utilizando el claroscuro con fuertes contrastes, y a veces, el dramatismo en las escenas representadas.

Música:The Best of Baroque Music for Halidon official music store.

To be continued in part 3 and last.