LA FLOJEDAD DEL SER CON ISQUIOTIBIALES

Cuando los que hacían deportes, no tenían isquiotibiales, ni soleos…, solamente  “bolas” que se subían de tanto en cuanto; cuando no se tomaban esteroides ni proteínas para hacer crecer la masa muscular,  porque la masa muscular nos era tan extraña como el conocimiento de las hormonas catabólicas y anabólicas. Cuando la soledad era considerada como estigma execrable, siendo en realidad algo que puede llegar a ser un gran regalo, aunque pueda seguirse pensando que deja manchas en la gabardina, cuando el cinismo formaba parte inexcusable del equipamiento educacional humano, siendo ahora un kit que viene de serie… Entonces, el sentido de la responsabilidad y del deber eran cargas que el hombre acostumbraba a llevar en su mochila, debido a que la vida de él y de los suyos dependían casi exclusivamente de su hacer y esfuerzo. Después, gracias a todo, los susurros despertaron la necesidad de libertades, y los que mandan, utilizando esta bandera de la libertad, en capote, nos van manejando con suavidad, a veces hasta poniéndonos la piel de gallina en el corazón, al ver lo mucho que preocupamos a los líderes.

Musculos-implicados

Lo que ha venido a llamarse estado de bienestar, estado benefactor o estado providencia, es un concepto con el que se designa a una organización social y a un Estado, en el que se proporcionan unos servicios básicos a todos sus habitantes, en base a unos derechos sociales establecidos. Ahí aparecieron los isquiotibiales y se acabaron los bocadillos de pan con aceite, aficionándonos –como no– a la brocheta de langosta con espejo de arroz oriental , o algo así, y a comer toda la familia los días no lectivos por ahí…tengamos o no tengamos… “porqué todos tenemos derecho a descansar”…y a las zapatillas Nike fosforitos y  al uniforme deportivo a la altura, que si no, “no se puede hacer deporte”…

En sí mismo, esto es magnífico, aunque la ausencia de contraprestación necesaria universal de deberes,  puede llevar a la flojera individual y naturalmente colectiva, y a la carencia de valores en la sociedad. Cuando se produce una reacción de una parte de un colectivo, que cree en el esfuerzo, la excelencia y el bien común, su voz es silenciada con la utilización de la palabra solidaridad, por los que nos conducen, influencers e influidos.

Así, seguimos siendo manejados al compás de las nuevas zanahorias ad captandum vulgus que nos van ofreciendo, especialmente cuando se acercan citas electorales… más derechos y menos deberes. En teoría de límites, esto sería NO POSIBLE o al menos de resultado indefinido, aunque podría tranquilizarnos lo que manifestó Einstein a Max Born…  “cuando se afirma que algo es imposible, probablemente se esté equivocado”.

Volver al esfuerzo personal y colectivo, a la honestidad y lealtad, a la responsabilidad, al sentido común y del deber, a la búsqueda de la excelencia y a los valores en los que creer y defender, puede crearnos unas obligaciones, que aunque incómodas, sin duda, nos proporcionarían los tan ansiados derechos –incluso aplicando la teoría de límites, cuando n tienda a infinito–, a nosotros y a nuestros descendientes, a los que deberíamos educar en esos caminos. Podría proporcionar quizá también, bienestar al alma, esa satisfacción de lo bien cumplido.

NUESTROS ORÍGENES. NOÉ Y SUS DESCENDIENTES. Parte 4.

Tras haber intentado aproximarnos al origen de nuestros primeros padres, podemos dar un salto grande y situarnos en el Diluvio Universal -desapareció todo menos la familia de Noé-, a partir de donde las generaciones de Patriarcas bíblicos pudieron contabilizarse con mayor precisión, intentando seguir un rastro aproximado de la historia y ver como se fueron distribuyendo por el mundo los hijos y nietos de Noé, y ver de cual/cuales de ellos pudiéramos descender.Read More

NUESTROS ORÍGENES. PARTE 2.

El relato bíblico, según Thomas L. Thompson en The Mythic Past, establece un período de tiempo desde Adán y Eva -medida derivada de la fé- a la reconsagración del Templo por los macabeos -164 a.C, fecha histórica- de cerca de 4.000 años, es decir que Adán y Eva fueron creados siguiendo los tiempos de las Sagradas Escrituras aproximadamente en el año 4.164 a.C., o sea hace casi 6.200. Naturalmente, es una forma de relatar que, aunque en principio pueda chocar con los datos proporcionados por la ciencia, se podrá ver que son teorías no contrapuestas.Read More

La Primera República catalana; entorno histórico inmediato. Parte 3.

El año 1638, Pau Claris -canónigo de la Seo de Urgel-, conocido por su enconamiento contra los obispos no catalanes afectos a la corona, fue elegido diputado por el BRAZO eclesiástico y presidente de la Diputación del General. Francesc de Tamarit fue elegido diputado por el brazo militar y Josep Miquel Quintana por el Brazo popular o real.Read More

Antecedentes históricos próximos a la Primera República catalana. Parte 2.

En 1640, Europa se encontraba en el tercer tercio de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), guerra generalizada que comenzó por motivos religiosos entre los partidarios de la Reforma protestante y los de la Contrarreforma, defensores de la Iglesia Católica, que derivaría en una guerra política a la búsqueda de equilibrios para unos, y de logro de la hegemonía o mantenimiento de la misma para otros. Simultáneamente España se encontraba inmersa en la Guerra de los Ochenta Años (1566-1648), conocida en España como Guerra de Flandes y en los Países Bajos como Guerra de Independencia de los Países Bajos; las dos terminaron  en 1648. El 30 de enero de ese año la guerra en los Países Bajos finalizó con el tratado de Münster firmado entre España y las Provincias Unidas, poniendo fin al Guerra de los Ochenta años, como parte de la Paz de Westfalia, que puso también fin a la Guerra de los Treinta Años, firmada por los príncipes electores, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, la Monarquía Hispaníca, los reinos de Francia  y Suecia  y las  Provincias Unidas de los Países Bajos.Read More

Aproximación histórica de Cataluña para llegar a su PRIMERA REPÚBLICA. Parte 1.

Se ha hablado a menudo, sobre todo en los últimos tiempos, de las auto declaraciones de independencia y de las proclamaciones de república de Cataluña. Han existido cuatro entre unas y otras, todas de una duración siempre efímera, y en algún caso como en 1873, un sí quiero -de dos días-, pero no puedo: intento frustrado de proclamación del Estado catalán federado con la República española, dentro de la Primera República española.Read More